La "Tercera Edad" de los perros

El momento en que un perro entra en el rango de la "Tercera Edad" depende de muchos y diferentes factores. Tanto la genética como otros factores externos, como el estilo de vida, condiciones domésticas, alimentación ... acaban determinando su esperanza de vida. También su tamaño y su peso son unas variables a tener en cuenta. Los perros de hasta 10kg, se consideran "Senior" a partir de los 8 años, y perros de más de 45kg, ya son "Senior" a partir de los 6 años.

El signo más claro del envejecimiento de un perro es la reducción sostenida de los niveles de actividad. Aunque ellos quieran correr o jugar como siempre, su organismo se cansa más fácilmente, y necesita de más tiempo para recuperarse. Esto hace que el animal duerma más horas, favoreciendo el aumento de peso y consecuentemente, la obesidad, con los problemas respiratorios o cardiovasculares que conlleva.
Otra señal, pero que cuesta mucho más de detectar, es la pérdida de audición y olfato, y los problemas de visión, como por ejemplo las cataratas. Estos problemas ayudan a la disminución de la alerta mental, haciendo que el perro tarde más en reaccionar ante una alerta que se genera en su entorno, y ayudando, en algunos casos, a la pérdida de orientación dentro de un entorno conocido.
La incontinencia urinaria y la poliuria, son otros síntomas que nos pueden decir que nuestro perro está dentro de la denominación de "senior". La poliuria es cuando el perro orina más de lo normal, y viene acompanado de un exceso de sed.
La alteración del pelo, es uno de los síntomas que nos permite ver más rápidamente el envejecimiento del animal. El pelo se vuelve más áspero y más blanquecino, perdiendo la suavidad y el brillo que lo caracterizaba. Ésta viene acompañada de un aumento en problemas de la piel que pierde parte de su elasticidad, y en problemas con las uñas que se vuelven más quebradizas.
La degeneración articular (la Artrosis) es un problema muy molesto para el perro, y además les dificulta el andar, o el subir escaleras. Esta es una de las alteraciones locomotoras asociadas a la edad, pero hay otras como: insuficiencias cardiacas, problemas renales, hepáticos, digestivos y endocrinos.

La aparición de problemas dentales como la sarna o la gingivitis son otros factores del envejecimiento del animal.

Las visitas al veterinario tienen que ser más frecuentes para prevenir o para diagnosticar cuanto antes cualquier problema que pueda surgir. Lo ideal sería entre dos o tres visitas al año. Los avances en medicina veterinaria, la aparición de nuevas vacunas y tratamientos ayudan a alargar la vida de los perros, mejorando su calidad de vida.

La mejora en la nutrición también ha sido muy importante para favorecer la longevidad del perro. En este aspecto hay que destacar la gran mejora que ha habido en la alimentación Senior. Affinity Petcare, en su gama Advance, tiene:

.Mini Senior, para perros de menos de 10kg, y más de 8 años de edad.

.Medium Senior, para perros de entre 10kg y 30kg, y más de 7 años de edad.

.Maxi Senior, para perros de más de 30kg, y más de 6 años de edad.


Otro aspecto a tener en cuenta para el bienestar del perro es la comprensión, por nuestra parte, de lo que le está pasando al perro. Debemos entender que nuestro amigo canino ya no se comporte como lo hacía antes, o que ya no corra lo que corría antes, o que no juegue tanto como jugaba anteriormente porque ahora se cansa antes. Lo tenemos que mimar mucho más para que no sufra más de lo que ya debe sufrir con sus problemas dentales, o de incontinencia urinaria, o con su artrosis.
Los perros son unos animales maravillosos que, como nosotros, sufren el paso del tiempo, y lo hacen de una forma mucho más acelerada que nosotros, con lo cual  les debemos demostrar que estamos a su lado.
 

 

Advance Medium Senior

Información adicional